martes

"Pobrecitas mujeres"... o pobre de mí

El Instituto de la Mujer remitió una carta al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en la que le pedía que adoptara las medidas necesarias para "erradicar la discriminación directa o indirecta que todas las mujeres podían estar padeciendo en nuestra sociedad".

El organismo adscrito al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad consideraba las pruebas a bomberas "discriminatorias y desproporcionadas" y señalaba que el establecimiento de requisitos físicos para cada sexo en las pruebas selectivas para determinados cuerpos, como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas o los bomberos y bomberas "debe ser diferente dadas las diferencias biológicas entre hombres y mujeres".


El Ayuntamiento de Madrid ha accedido a modificar las pruebas de acceso al Cuerpo de Bomberos de la ciudad, después de las críticas que ha suscitado el hecho de que fuera el único que exige la misma condición física a hombres y mujeres. El Consistorio ha suscrito un acuerdo con el sindicato UGT para modificar las bases de la convocatoria a la oposición. En todas las pruebas físicas se incrementará la puntuación un 10% a las mujeres aspirantes que superen los mínimos."

Espero que los fuegos, inundaciones y demás desgracias y accidentes en los que intervienen estos profesionales, sepan distinguir si quien va a realizar la ayuda es un hombre o una mujer y entonces, en el segundo caso, sean menos ardientes, menos violentos y más delicados. Para no discriminar, claro, porque "deben ser diferente dadas las diferencias biológicas entre hombres y mujeres". Y que las víctimas, que también debes de saber esto, sean conscientes también de ello, y pesen menos y colaboren algo más en su rescate..

Flaco favor se hace a la igualdad real, con estas medidas. Una mujer o un hombre deben de ser medidos por el mismo rasero en relación a la función a desempeñar. Será lógico, pues somos físicamente diferentes, que para cierta clase de trabajos están más cualificadas las mujeres y para otros los hombres. Pero modificar los requisitos en razón del sexo, con posible detrimento en el resultado final de la función realizada, no me parece correcto. Y me da miedo (por si soy la víctima y no pueden conmigo…) Creo que voy a adelgazar.

3 comentarios:

conxa dijo...

es la misma conclusión que alcanzamos mi hijo y yo ayer noche.

SONVAK dijo...

La realidad es que no somos iguales. Por el mundo habrá alguna mujer con fuerza física, pero de encontrarme en una situación de este tipo, sinceramente, creo que sentiría más confianza si quien me viniese a rescatar fuese un hombre. Estoy de acuerdo que para este tipo de profesiones se debe exigir lo mismo, sea cual sea el sexo. Si queremos ser iguales, pues entonces debemos rendir igual.

Muchos besos!!

Montse dijo...

Que sorpresa saber que has vuelto.

Gracias por haberme ayudado en el trance

Besitosssssss