sábado

Los Gurús y los Tertulianos

La verdad es que ando cabreado.
Sí, tenemos una crisis de la leche encima, eso ya no lo pude negar ni ZP equivocándose un poco, que no mintiendo. Es la crónica de una crisis anunciada, pues a la internacional que sufre, de una forma u otra, todo el mundo gracias a los bancos norteamericanos, nosotros le unimos la nuestra propia, la del ladrillo. Cierto.
Pero, encima, nos regodeamos en ello y empeoramos la situación. Cualquier medio de comunicación que utilices para "informarte" de lo mal que anda hoy el mundo se siente en la obligación de contribuir de joder, aún más, el tema. Entrevistas a Gurús del Foro Económico Mundial reunido en Davos, que anuncian una pérdida del PIB del 10%, con recesión o estancamiento a la japonesa durante los próximos chiquicientos años. O pérdidas de empleo hasta alcanzar unos porcentajes increíbles. A cualquiera que tenga algo catastrófico que decir se le ofrecen todos los foros abiertos, sin restricciones.
Y a continuación, esa peste nacional que son los tertulianos. Los mismos que son capaces de comentar sobre la última película de Hollywood, los asesinatos de cualquier banda de matones, la liga de fútbol española, el vestido de novia de la Esteban y por supuesto de la crisis. Saben de todo y son unos 4x4 de la información que se atreven con todo. Con gran daño, pero eso les importa un bledo.
Vamos a ver. Estamos en un paro del ¿14%?. Más que una cifra es un drama, una tragedia, cierto. Pero eso significa que el 86% de la población activa continúa teniendo trabajo. Entonces ¿por qué la brutal caída de la demanda interna? Esta caída provoca que no consumamos, es decir, que las fábricas de lo que sea, de todo, no vendan lo que producen y por tanto les sobren trabajadores y hasta las fábricas, porque si nadie compra, para qué producir...
Y ¿por qué si tengo trabajo, no compro la lavadora, o repongo la TV, o me compro menos ropa? Si encima, las ofertas y rebajas son como nunca las habíamos visto, las hipotecas están bajando y los precios no se mueven. ¿Por qué no compramos?
No lo hacemos porque no sabemos si lo vamos a poder pagar. Porque si hay un mínimo de dinerillo ahorrado preferimos guardarlo por si acaso. Porque no es el momento. En definitiva, porque tenemos, miedo.
Sí, el miedo. Miedo producido por las noticias, por los comentarios, por las previsiones que nos trasladan unos tíos que, no sé por qué, no han perdido su credibilidad. No han sabido predecir ni parar la crisis de las hipotecas, ni la debilidad bancaria internacional, ni... Y a pesar de no tener ni idea, como son catastrofistas y lo que dicen acojona, pues es noticia y les prestamos oídos.
(Dicen que un economista (y yo lo soy) es aquel tipo que es capaz, a posteriori, de darte cuatro o cinco razones para explicar una crisis que no supo predecir).
Pues muchas gracias, porque esto es una pescadilla que se muerde la cola. Hay crisis, pero en lugar de hacer lo único que podría mitigarla: ayudar a la economía comprando, haciendo que las fábricas vendan y necesiten a la mayoría de la gente, que al conservar el trabajo, puede seguir comprando, provocan que invirtamos el sentido de la circulación. No compramos, tenemos miedo, y las fábricas no venden, despiden gente, hay menos gente para comprar, sobra más producto, despiden más, nos lo cuentan amplificando el tema y poniendo el futuro cuanto más negro mejor, y gastamos menos aún. Y todos a la porra.
Muchas gracias a los gurús que no supieron evitar que llegáramos a esto. Muchas gracias a los tertulianos que son capaces de acojonarnos más aún. Gracias al gobierno por no saber hablar claro. Gracias a la oposición por dedicarse a hacer el gilipollas en lugar de poner sensatez. Con todos ustedes, nosotros nos vamos a la mierda. Y podríamos mitigar la situación, pero eso no vende. A quien tenga algo positivo que decir no se le da cancha porque eso no vende.
Aparte está la generosa actitud de los bancos que pese a los créditos que les den no sueltan un duro (aunque sus beneficios sean de la leche) y las grandes empresas que presentan un ERE detrás de otro con la excusa de la crisis para, entre otras cosas, rejuvenecer y abaratar sus plantillas.
Con todos estos comportamientos tan "resposables" si que nos va a lucir el pelo. Panda de imbéciles. Sois todos unos Tertulianos.

7 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

La crisis es tan dificil de entender que nuestros políticos se contentan con no meter la pata demasiado...

despe dijo...

la crisis aqui el tipico toma hoy y paga sin intereses hasta el 2010 ni aun asi por lo menos yo tomo lo de segunda y trato de ahorrar lo que se pueda que de pronto no se sabe que ocurrira saludos y buen Sabado despeinada.

conxa dijo...

pues así es,el que no tiene dinero porque no tiene, y el que lo tiene porque lo guarda, entonces todo frenado. Y encima como tu dices, todo el día oyendo esos planteamientos que todavia hacen que detengas mas la economia.

(total que quiero decir lo mismo que has dicho pero mucho peor dicho) sorry. es domingo mañana.

Esteban dijo...

Yo, que veo manos negras detrás de casi todo, creo que esta crisis ha sido planificada y gestada "adrede" para lo que los señores del poder y del dinero lllamarían "hacer limpieza".

Es una crisis basada en el miedo y, salvo el sr. ZP con su optimismo, todo el mundo se empeña en meter miedo con lo que la cirisi va a peor.

¿Sabes? Por lo menos espero que a los que diseñaron esta crisis no se les vaya de las manos.

Una brazo,

Esteban

Opaito dijo...

Pero si al final la crisis la tendremos que levantar los currantes, ¿pa que opinan ellos?

Juan Luis Sánchez dijo...

Vaya, así que eres economista. Eres una caja de sorpresas.

Quisiera ser optimista, y no tan catastrofista como los tertulianos de los que hablas. Pero en el momento de escribir estas líneas mi sector –el periodismo– está bastante mal, por falta de publicidad.
Metro ha dejado de salir. Pedro J. está reunido con el comité de empresa para negociar un ERE brutal. Unos amiguetes de la SER han sido despedidos tras casi dos décadas haciendo su programa. Y también hay despidos en El País, ABC, Qué, 20 minutos, etc.

De todas formas, habrá que intentar poner buena cara. Yo por si acaso ya he ido a preguntar al comedor de la madre Teresa a qué hora se come.

Un abrazo.

KORE dijo...

fiuuuuuuuuuuu!!!... Es cierto que la crisis está en todas partes y nos afecta a todos... personalmente, afecta a mi negocio... sin embargo intento ver las cosas más positivas de lo que me lo ponen los medios de comunicación. Nunca he sido alarmista y no suelo hacer mucho caso de los que sí lo son, pues muchas veces todo queda en nada.

En fin, que la crisis está ahí cierto, que hay que ir capeandola según venga es el remedio que queda, y que a mal tiempo buena cara... pues también.

Hemos salido de otras peores, y de esta también. Y a los listillos de turno, pues que les den!!!... Sonvak