viernes

Revuelto

Bueno, pues el paréntesis se acabó, como todo lo bueno, y ya he vuelto otra vez.

Eso que se llama vacaciones, que son cortas y caras, es lo que debería ser lo normal, el estado natural del hombre. Siempre me he planteado si las vacaciones es la ausencia de trabajo, o el trabajo la ausencia de vacaciones. No es que importe mucho, es más bien una chorrada tremenda, pero el cerebro, al menos el mío, se reinicia muy lentamente. Debe ser que está lleno de "basura" y está demasiado ocupado con tonterías y funcionalidades desfasadas. Tendría que hacer una buena limpieza y una desfragmentación, a ver si aumentaba su rendimiento, pero no estoy por la labor.

¿Que estoy desvariando?

Evidentemente.

Será el síndrome posvacacional, ese que los pichicólogos se inventaron hace pocos años y que ahora, lo nuevo, es negar que exista. Pues no existirá, pero yo lo tengo.

Han sido pocos días, al menos para mi gusto, pero el bolsillo, que es el que realmente manda (con permiso de mi mujer), dijo "basta", y basta. Y se puso en marcha la conocida parafernalia del regreso, con su moreno medio pelado, las alfombrillas del coche llenas de arena, la cuenta en rojo, las tarjetas con la paloma desplumada y temblando, las malas caras, la casa que huele a cerrado (por no decir a perros), y ese maravilloso reencuentro con los compañeros del curro, con fingida alegría, cuando en realidad estarías totalmente feliz de no volverlos a ver. Pocos días pero con algunas anécdotas con las que amenazo martirizaros en fechas sucesivas.

Y de paso comentar que me ha creado un perfil en Facebook. ¿Para qué? Ni idea. No sé para qué sirve, ni qué puedo esperar de él. Busqué, como había oído, a viejos compañeros y amigos a los que había perdido la pista, confiado en un agradable reencuentro, y no encontré ni uno. Además, me he dado cuenta de que me he olvidado del nombre de la mayoría. Bueno, de los apellidos, y claro, no es cuestión de buscar por "Fernando" a secas. El programa no te llama gilipollas, pero lo piensa. Y una cosa curiosa: como todos, he probado a buscar gente que se llame igual que yo y, para mi sorpresa, hay un montón de tías buenísimas con mi mismo nombre. Pensé que ellas, o yo, nuestros respectivos padres vamos, se habían equivocado, pero luego caí que en el mundo anglosajón (que mal suena eso) mi nombre es femenino. ¿Y para qué sirve? Pues para nada, pero si alguna vez me las encuentro cara a cara ya tendré algo de que hablar. Si consigo mirarlas a la cara...

En fin, que ya estoy por aquí, y alegraros, que no os voy a colocar ni el vídeo ni las fotos de las vacaciones.

Editado:
Incluyo ahora este vídeo con la canción de "La leyenda de la ciudad sin nombre" (Paint your Wagon) "They call the wind Mariah", porque por alguna razón desde que he escrito el post no he dejado de tararearla, para martirio de los que me rodean.


7 comentarios:

El efecto mariposa... dijo...

Bienvenido de vueltaaaaaaaaaa...
Yo te he visitao de vez en cuando, que conste...me he dado alguna vueltecita por el blog y viendo que todo estaba bien me he marchado discretamente dejando todo tal y como lo encontré :P.
Me he partido con la pobre paloma de tu tarjeta..jajajajaja...me la imagino ...espero/amos esas anécdotas de tus vacaciones y por supuesto que...QUEREMOS FOTOOOOOSSS
:D
Un abrazo enorme.

Liz dijo...

Bienvenido!

despe dijo...

hola Aspective !! se te echa de menos muchacho que onda?vienes bronceado? espero que te hayas divertido , es un gusto que estes de vuelto , te leo animado la musica primera vez que la escucho pero engancha !!bienvenido saludos despe.

Montse dijo...

Hola guapo, el Concilio Vaticano III y yo te deseamos feliz vuelta.

Estamos todos bien al recibo de la presente, gracias.

Cuando quieras, puedes encontrarme en Facebook, no tienes más que pinchar desde mi blog, si te apetece.

De las vacaciones no te voy a decir nada porque yo estoy en casita, con los chicos, dedicada a acostumbrarme a la gimnasia matutina, y con los chicos pintando la casa. Bueno, ellos pintan mucho y yo revuelvo un poco por medio, pero estoy bastante bien, y el tratamiento que me han puesto, funciona, al menos de momento. Alguna cenita, algún cine, alguna copichuela sin alcohol y poco más, pero me retiro de nuevo hasta Septiembre.

Mil besos corazón

SnakePlissken dijo...

re-bienvenido!

conxa dijo...

Qué no existe la cosa esa postvacacional???? nooooooo entonces ¿que tengo yo ahora mismo?¿???

como confunden los listos.....

Lamento comunicarte que yo si voy a "amenizarte" con las fotos de mis vacaciones jejejej que mala soy!!

Feliz vuelta, dura, es muy dura, pero podremos con ella. ¿o no? siiiiiiii

SONVAK dijo...

Bueno... afortunados aquellos que tienen vacaciones, porque lo que es una, nada este año, y al paso que vamos, el que viene tampoco. Lo bueno, no tengo el síndrome postvacacional, je, jajajaja.

Con la canción me partí, pero es que te imaginaba a ti cantándola, no sé por qué, en plan nostálgico, pensando en esos dulces días de vacaciones que ya forman parte del pasado, je, jajajajaja...

Y me sigo partiendo de risa... debe ser borrachera de astenia veraniega. Que yo ya estoy deseando que llegue el estres de octubre... si la suerte lo quiere, porque yo me muero de ganas.

No sabes lo mucho que echaba de menos leerte por aquí. Un besazo.