martes

Sentir los años

Me hicieron llegar ayer, supongo que por los comentarios sobre la edad al post anterior, un enlace a este artículo: Los dinosaurios. En él se defiende, y muy bien, las capacidades de la gente mayor de 50 años, su valía y entusiasmo y la bondad de contar con ellos en el mundo empresarial. Insisto en que está muy bien argumentado.

Sin embargo, es curioso. No me siento identificado con este post. Eso está escrito por alguien que se siente viejo y cree que tiene que justificarse. Y yo, personalmente, no me siento así (ni por supuesto me han cedido el asiento en el bus -para evitarlo, no lo cojo-). No siento esos achaques al levantarme, ni me he planteado qué cosas no puedo hacer. Al menos, no me lo he planteado en serio. Me encanta sacar el tema de la edad, de la diferencia de edad, para que me digan que no importa. Y no me gusta el número, es cierto, pero no me tengo que defender ni justificar de nada.

Sucede que vas creciendo y cuando eres pequeño crees que un día te despertarás y serás mayor y sabrás hacer las cosas de mayores. De repente, un día, te das cuenta de que no es así como funciona. Que los años pasan y tú te sientes internamente igual. Vas siendo algo mas experto (no sabio, experto) algo más desconfiado a veces, y vas aprendiendo a disimular mejor tus carencias. Pero por dentro, y ante las mismas situaciones, eres el mismo niño muerto de miedo, pero con la experiencia para saber salir de ellas y el aplomo para que no se te note. Y sigues creciendo y te sigues sintiendo igual. Ves que, a ese que se asoma al espejo por la mañana contigo, le salen canas y arrugas y piensas "pobrecito" está muy currao. Pero tú, no. Tú te sientes de puta madre. Vas viendo que el contador pasa, pero no para ti, pues te apetece hacer las mismas tonterías de siempre, se te ocurren las mismas ideas de bombero y hasta te gusta la fanta de naranja de cuando eras crío. Salvo por los Reyes Magos de Oriente, y por la pasta que te cuesta, todo sigue igual. Los demás se van haciendo mayores, tus hijos crecen y por referencias piensas que tú también, pero no lo notas. Hombre, cierto que la rodilla derecha, esa que te operaron, a veces cruje, pero eso no es la edad. Es la rodilla.

Cada equis tiempo, el contador externo alcanza una cifra redonda. Y debes aprendértela mentalmente porque si no , te equivocarías al responder. Y prefieres empezar tú mismo a decir que eres viejo antes de que te lo digan los demás. Porque duele menos. Pero es mentira y tienes que tener cuidado para no perder las referencias y hacer lo que se espera de ti. A ver, jamás mirarle las tetas ni el culo a una tía que tenga menos años que tu hija, por ejemplo. ¿Que miss mundo tiene menos años que tu hija? Da igual. Hay algunas referencias que tienes que observar para que los demás no te vean ridículo. Porque tú no te acuerdas de la edad que tienes. Esa edad no la sientes como tuya.

De repente el médico te habla de hacerte unas pruebas. Por la edad. ¿Pero qué dice ese imbécil? Eso es para los mayores, no para mi. Y él te recuerda el contador externo y tú piensas "Debe de estar mal ese contador".

Son los demás los que te hacen mayor, los que te ven mayor. Si me preguntarais cuál es mi edad, sin darme tiempo a pensar, respondería sin dudar, 37. Porque son los que siento. Porque son los que tengo, diga lo que diga el calendario.

13 comentarios:

Esther dijo...

Eso está genial el sentirse igual pero con más experiencia en la vida y más seguridad.Sigue asi, muchos deberían seguir tu ejemplo que incluso siendo mas jovenes se sienten viejos..

besos

molinos dijo...

Que astuto...un nuevo post para que todas te digamos que estás estupendo....

:)

Aspective dijo...

molinos:

... me has pillado. Ya no podré usar esta táctica nunca más. ... Cachis...

Liz dijo...

siempre hay dos alternativas, dejar que el paso del tiempo te impida hacer ciertas cosas o aprovecharlo para todo lo contrario. Siempre he pensado que la segunda es la mejor opción.
La edad no se cuenta, se vive.

Buen día!

Dina dijo...

Existen viejos de 20 años y jovencitos de 80. ¿Que más da la edad cronológica? lo importante es (independientemente de los años que diga el DNI que tienes) que sigas manteniendo la ilusión por las cosas, que te siga sorprendiendo día a día lo que vas descubriendo... ¿que años tienes? ¿que años tengo yo? que más da, tu sigue con tu espíritu y entusiasmo de siempre y a quien no le guste que no mire.

Estas hecho un pimpollo, chaval.

Dina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Morgana dijo...

La edad es cosa del espíritu, mientras te sientas bien contigo mismo, da igual los años que tengas.
Besos

La editora de Moli, paseando dijo...

un día de estos te confesaré una cosa, y te creerás que te comprendo perfectamente...

Y Molinos, tú calladita !!

Grumpy dijo...

si,si estoy contigo..son los demás los que te hacen mayor...vamos hombre!!!
muacks!

SONVAK dijo...

Pues yo me siento totalmente identificada con tu texto.

Besos!!

María Marín dijo...

Cada uno tiene la edad que siente, y lo demás no importa.
Yo veo conocidas mías, compañeras de colegio, de instituto... que tienen mi misma edad y no me puedo creer que la tengan, pero no por aspecto físico (aunque también), sino por la mentalidad, la apatía, la dejadez... por favor! si hasta que te mueres eres joven, eso sí, si te lo crees,si no, hasta con 20 años se puede ser un vejestorio.
Tú, mi amigo, tienes 18 o 20?

Besos niño!

Daniela dijo...

Me encantó el post, y me siento identificada. No es que mi contador marque números demasiado grandes, ya sabes, pero el punto es que me sigo despertando cada mañana, y mirándome al espejo y sintiéndome exactamente igual que siempre. A veces me siento de diez años, por las estupideces que hago o que pienso. Pero no me molesta: a los que les molesta -o les da lástima o risa- es a los de afuera. Aunque ellos sepan que hay días que también se sienten de diez años.
Un abrazo, y sigue sintiéndote de 37 por muchos años más :)

conxa dijo...

Magistral querido, no lo hubiera expresado mejor.

Yo siempre digo que no tengo la culpa que mi cuerpo y mi mente no vayan al unísono.

son los demás...cierto, son los demás los que te hacen mayor...