martes

2 de febrero de 2010

Bienvenidos al dos de febrero de 2010. Martes. Un día muy especial.

Seguramente os preguntaréis qué tiene de raro este día. Para la inmensa mayoría, nada. Para otros, será su cumpleaños, su aniversario o alguna efémeride similar.


Para mí es un día diferente porque hoy alcanzo los 50 años y 6 meses menos cuatro días de edad. Cierto que no es una cifra redonda ni que se suela celebrar de una manera señalada, pero es importante. Esta edad me obsesiona desde hace 32 años, desde que yo tenía mis 18, lejanos ya.

Pero hoy cumplo exactamente la edad que tenía mi padre cuando murió, cuando un infarto y la ineptitud de un médico pusieron fin a su vida. Cincuenta años, seis meses menos cuatro días. Entonces fue un 30 de junio, viernes. Hoy es un martes dos de febrero.

Cuando falleció, yo escuchaba a todo el mundo decir que mi padre era todavía muy joven y cosas similares. A mi, desde los 18, evidentemente no me lo parecía. A los 18 los 50 están muy lejos y piensas, convencido de tener razón, que de joven nada, que ya se es bastante viejo.

Por supuesto hoy no pienso así. Pero alcanzar esa edad, sobrepasarla se convirtió poco a poco, año tras año, en una obsesión. Quizás morbosa o enfermiza, pero ¿quién controla sus obsesiones?

Para mi, desde esta perspectiva malsana, hoy es como un cumpleaños, el mío. He logrado alcanzar esa edad. El infarto por el que murió, según nos dijeron, fue provocado por el estrés, los kilos, el sedentarismo, el tabaco.... Quizás hoy a esas causas le añadirían condicionantes genéticos u otros motivos. Pero no quitarían ninguna de esas "típicas-tópicas" causas desencadenantes o agravantes de una dolencia coronaria. Y yo, a lo largo de mi vida, he ido tomando decisiones, escogiendo caminos, que me alejaran de ese punto, de esos factores de riesgo. Pero la vida, como decía Lennon en "Beautiful Boy" es eso que te ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes y se complace en burlarse de ti . Al igual que la frase de Lennon, que figura al final de blog casi como leitmotiv o eslógan de mi vida, en este post recogía ya esas "casualidades" o predeterminaciones que, hagas lo que hagas, te llevan al encuentro del destino. Así que después de muchas vueltas, increíbles algunas, llego a esta edad, fumando, con kilos de más, sedentario y con estrés.


No es un día señalado de ninguna manera en ningún sitio. No es un día festivo o famoso. Es solo un dos de febrero.
No hay nada que pensar. Sólo quería compartirlo con vosotros.

7 comentarios:

kamala dijo...

El padre es siempre un horizonte, y supongo que tú hoy estás yendo más allá del horizonte. Y eso es muy grande.

Enhorabuena, y gracias por compartirlo.

Un saludo.

despe dijo...

hola Aspective , la vida es tan misteriosa y el fin lo es más aún, me identifico contigo por que también espere los 33 años con miedo y hasta con expectativa creo que son cosas que nos marcan , pero hay que seguir , te dejo un beso y que estes bien tu amiga
despe

Anónimo dijo...

Desde que falleció mi hermano, el morirme es algo que encuentro preferible ante la idea de perder a otro familiar querido. Pero, tengo una niña y eso pesa mucho... la idea de dejarla atrás mientras aún me necesita...

Sabes? yo estaba convencida de que iba a morir con 38 años... ¿por qué? pues con 18 y con 28 estuve entre aquí y allá, así que pensaba "nada, con 38 va a ser la definitiva, porque parece que eso de que la edad acabe en 8 no lo llevo bien :D"... el caso es que he cumplido 39... pero cuando cumplo años no me siento bien, porque pienso en todos los que mi hermano Carlos no está cumpliendo.

Suena duro, sin embargo estoy preparada para morir quizá porque, a pesar de ser una excéptica, lo asocio con reunirme con mi hermano.

Un abrazo fuerte y espero poder felicitarte muchos cumpleaños :D

SONVAK

Teresa, la de la ventana dijo...

Esas pérdidas tan "antinaturales", tan fuera de su momento adecuado, marcan para siempre. Haber pasado esa barrera de la edad en que él murió debe ser una especie de liberación. Yo creo que, en tu pellejo, hubiese vivido muerta de miedo hasta hoy.

conxa dijo...

Pues gracias por compartirlo, obviamente tu padre murió muy joven,y sin duda marca.
Las obsesiones....¿y quien sabe regularlas o controlarlas??


Un abrazo.

M dijo...

Hoy es 4 de febrero, superaste esa fecha luego de tanto tiempo,
ahora a dar vuelta la tortilla!
Cuidate y gracias por estar ahi!

Rotia dijo...

Cuantos recuerdos tristes al leer tus palabras. Tuve una experiencia parecida a los 12 años.

Y todos los días echo de menos a mi padre, el haber tenido con él una relación de adultos, el haberlo conocido desde mi punto de vista actual..... Pero seguro que soy quien soy tb gracias a aquella experiencia.

Y ahora que lo has cumplido, prueba superada!! Pero a cuidarse, eh, por los tuyos.

Gracias por tus palabras.