martes

¿Y si viene el lobo?

Cada vez estoy más convencido de que la necesidad que tienen los medios de comunicación de vender, de facilitar noticias constante y permanentemente, de estar presentes en el día a día de cada uno de nosotros, los hace ser unos irresponsables.

La conversión en noticia de primera página de cualquier nimiedad es una práctica común hoy en día. Pero, ¡ojo!, en noticia vendedora, para lo cual la nimiedad debe ser enfocada desde el lado más amarillista y engordada con “posibilidades” catastróficas porque si no, no le haríamos ni caso. Y cuando sí existe una noticia, el enfoque debe de ser aún más atroz, deben dar una vuelta de tuerca más, para que todos estemos pendientes, aterrados y sorprendidos, de lo que nos quieran contar.

Da igual cuál sea la “verdad” ya que es un concepto subjetivo, que manejan con pinzas, y admite múltiples enfoques. El objetivo es vender, ser escuchados, ser vistos, los rankings, la difusión y los share. La misión de informar de manera ecuánime y correctamente dimensionada, queda relegada ante esa enfermiza necesidad de dar la “noticia bomba”



En los últimos años ya he estado a punto de morir por el mal de las vacas locas, por la gripe aviar, y si os acordáis, por las latas de coca-cola meadas por las ratas, por los pollos belgas, por el asteroide que en el 2032 pasará cerca de nuestro planeta y así por un sinfín de temas que, de la noche a la mañana, saltan a las portadas de todos lo medios y nos acongojan. Y por supuesto por la gripe mejicana, porcina, “A”, nueva gripe o como sea que, con corrección política, deba ser llamada hoy.

Todos estos temas, que nos abocaban, al parecer, de forma irremisible al fin del mundo, causaron lamentablemente, algunos fallecimientos. Es cierto. Pero la verdadera dimensión del tema la podemos obtener si los comparamos con las cifras (siempre malas si hablamos de muertos) que acumulamos en los accidentes de trabajo o en un fin de sema
na de tráfico normal. Terrible para quien es señalado por el dedo de la parca, pero, seamos sinceros, magnitudes que ni nos quitan el sueño, ni nos impiden trabajar o coger el coche.

Es posible que también nos vayamos acostumbrando a “deflactar” la noticia, a desinflarla para redimensionarla a sus verdaderos límites. Es necesario hacerlo para no morir, cada día, de un infarto. Sin embargo, quizás, es posible, que un día la amenaza sea real y yo decida, acostumbrado como estoy, que no es para tanto, que es otra de sus exageraciones amarillistas habituales. Hasta que venga el lobo.

Quizá, me gustaría, un poco más de objetividad, de información real, de menos sensacionalismo y de dimensión justa. Creo que, además, viviría mejor y más a gusto.

13 comentarios:

M dijo...

Exactamente lo q dice my husband, concuerdo tanto con él como contigo.
Un abrazo, me voy a poner el tapabocas de papel con poros tan grandes q pasaría hasta una hormiga pero bueno, me calma la histeria :-)

despe dijo...

hola Aspective que tal? todo viene relacionado noticias+ propaganda+convencionalismo+ventas+
rankings + todo para dar un resultado ganancias para los que pueden y nosotros los pobres que muramos en el intento de tratar de protegernos ,en fin el eterno royo yo también quiero una dimención justa, gracias por tus buenos deseos , mira que busque el libro y es como una aguja en un pajar pero estoy terca el tema es muy interesante hace mucho mire una peli donde tenia que regresar al pasado a recoger objetos olvidados que resultaban en unos grandes movimientos de tierra que alteraban su realidad y ellos le llamaban paradojas saludos y que pases buen dia despeinada.

conxa dijo...

Pues así es la cosa, pero como tu has dicho, se trata de vender, cuanto mas sensacionalista quede la noticia mejor, que mejor, no hay que menospreciar el hehco en sí, pero tampoco hace falta vaticinar niestra xeguramente próxima muerte, digo yo.

que fácil es manipular la información

conxa dijo...

joer que mal he escrito....las prisas.perdón.

Montse dijo...

Ya ha llegado un momento que ni yo misma sé qué es mentira y qué es verdad.

No sé a qué carta atenerme por miedo a no prestar la atención necesaria al día que de verdad venga el lobo, como tú muy bien dices.

Y con la suerte que tengo, todavía me cae, cualquier día, la caja de herramientas que perdieron los de la Mir, en la cabeza y me desnuca.

Muchos besos corazón

Mago Maatt dijo...

Eso es la manera , como mago, que hize para proteger mi salud y mi economia...contra la influenza porcina...(;

http://www.youtube.com/watch?v=j-isYOZpjyo

Liz dijo...

cuánta razón llevas Aspective... tantas veces estamos en un tris que el día menos pensado es verdad y no hacemos caso.

Es necesaria la objetividad porque la alarma lleva al disparate y a hacer negocio con el miedo y la ignorancia.

Buenas noches

María Marín dijo...

Pero la información veraz y proporcionada no existe, partiendo de los medios afines a uno u otr partido político. Si no, mira la prensa del corazón, ven a alguien dandole dos besos a otra persona y ya llevan tres meses saliendo que es lo que vende, pero no contrastan ni lo investigan. En la prensa "seria" es lo mismo pero menos descarado, todo vale para tenernos pendientes de las noticias, pero siempre las mismas, las malas, los sucesos, las epidemias... no se dedican a publicitar avances médicos o científicos siempre que no les convenga. La información es poder, siempre lo ha sido...

Besos

Esther dijo...

Tienes razón en tal de vender hacen noticia cualquier cosa..Respecto a la gripe porcina yo he notado que cuando iba al hospital La Fe a visitar a mi padre , cuando me entraban las toses que me entraban a mi por el resfriado se me qeudaban mirando algunas personas con cara de alarma, como dicienod a ver si va at ener esa gripe jajaja Y eso que era un simple resfriado, bueno simple, me ha dado la vara pero es solo eso.. jaja

besos

Grumpy dijo...

Para mi también empieza el fin de semana hoy...éste San Isidro!
je,je.....espero que pases un buen fin de semana

Estoy totalmente de acuerdo contigo...cualquier día aparece el lobo y nos sorprende a todos...

un besote

Daniela dijo...

Coincido 100% contigo. Y tengo algo más que agregar, a lo que le he estado dando vueltas ultimamente con todo el sensacionalismo que desprendió la gripe porcina. De hecho, iba a escribir yo misma sobre el amarillismo, pero veo que te me adelantaste jejej
En fin, lo que creo es que los medios de comunicación amarillos, si bien buscan vender lo más que puedan, también tienen otra función: distraernos. Distraernos de pensar en lo que realmente importa. Como dices tu, por ejemplo, de la cantidad de accidentes de trabajo y accidentes de tránsito. Éstos nunca impidieron a los mexicanos salir a la calle, pero con todo lo de la gripe A, Ciudad de México quedó vacía. Y al final, ¿no mueren más personas accidentadas todos los días que enfermándose de un virus raro?
La verdad, no sé. Los programas de chismes, de porquerías de la farándula, ¿para qué sirven? Para hacernos desviar los ojos de lo importante. ¿A mi que me importa con quien se acuesta Pampita? Me importa, sí, que el porcentaje de niños bajo la línea de pobreza sea mayor que nunca. Pero de eso habla poca gente. A la mayoría, le divierten más las aventuras sexuales de la volumptuosa modelo.
Por suerte, a mi me chupa un huevo.

conxa dijo...

Recibido el abrazo de oso.

Gracias,gracias....

Esteban dijo...

Bueno... relativicemos el tema.
El amarillismo tiene consecuncias negativas pero, en ciercos caso, también tien circusntancias positivas.

Por ejemplo: El tema de la gripe porcina. Si no llega a ser por "la alarma social" seguramente hubiera habido más contagios. Y no olvidemos que esta gripe, que parece de broma, según la OMS de broma no tiene nada.

Yo creo que debemos er los uficientemente maduros como para saber "interpretar" la noticia.

Un fuerte abrazo,

Esteban