jueves

¡He vuelto a creer!

Esta mañana, durante unos mágicos minutos, he vuelto a creer en Papá Noel.

Si, ha sido maravilloso, increíble. Por unos instantes mi imaginación ha volado, he sentido que me invadía una sensación mágica, ya olvidada, un sentimiento de gratitud, la creencia de que, como cuando era pequeño, todo era posible. Y además, que Papá Noel había sabido leer entre líneas en mi carta. Que por debajo de las camisas y calzoncillos había interpretado perfectamente mis plegarias. Mi ilusión de toda la vida hecha realidad.

Y todo porque según me dirigía hacia el trabajo veo, de repente, algo increíble. Una chica joven, preciosa, de increíbles ojos verdes y sonrisa de anuncio me ha visto y venía directamente hacia mí. Iba vestida de negro y metida en un paquete de regalo con sus cintas y lacitos. Absolutamente impresionante.

Se ha parado delante de mí, ha continuado con su sonrisa, me ha saludado…

... Y ahí se ha acabado la magia. Era, por supuesto y como habréis adivinado, una campaña promocional de Navidad en la que la marca patrocinadora te regalaba una cajita de caramelos, un folleto de sus productos y a través de la chica te deseaba Felices Fiestas.

De repente los pies en el suelo otra vez. Decepcionado, claro. Como cuando te enteraste de quienes eran los Reyes Magos.

Pero por un minuto, “ese” regalo andante, precioso, amable, se ha dirigido a mí. Y yo pensaba ¿tan bueno he sido este año?

A pesar de la decepción posterior, agradezco a Orange el momento de magia olvidada que me ha permitido revivir de nuevo. ¡Y con el regalo más soñado!

Por cierto, si lees esto y eres mi mujer, todo es una broma y no te creas nada ¿eh?

7 comentarios:

conxa dijo...

jajajajjaa lo mejor de todo la explicación de la última linea jajajajajja

Esther dijo...

Creo que mejor regalo sería que se hubiera acercado a ti tu mujer con un vestido negro un lazo rojo como empaquetándola y con la mejor de sus sonrisas...:)

besos

Aspective dijo...

Conxa
es que las entradas las carga el diablo, y por si las moscas...

Aspective dijo...

Esther

La imaginación es fuerte y un regalo es un regalo y es de mala educación rechazarlo ¿no?
Pero la verdad es que tienes toda la razón (y si además conocieras a mi mujer no te cabría ninguna duda).

Montse dijo...

Jajajajaja, que bueno!!!

Claro, y además era de Orange, o sea, podía ser tu media naranja y al final, después de los caramelitos, te has dado cuenta que te han hecho un zumo con ella que se lo beberán otros!!!

Si lee esto tu mujer, díla que pase a alegrarse la visión por mi blog y así quedáis empatados.

Besitos corazón y seguro que Papa Noel te trae cosas maravillosas como calcetines y corbatas ;-)

silicongirl dijo...

Que bueno jajaja
Si tu mujer lo lee pues a lo mejor te sorprende ella metida dentro de una cajita eh??

Besitos y estoy segura de que papa noel se portará muy bien contigo

Esteban dijo...

Pues no te quejes que a mi las únicas chicas que se me acercan ultimamente son las que te dan el períodico gratuito a la puerta del metro.....

Por cierto ¿Papa Noel no existe?
Pues vaya disgusto...

Un abrazo,

Esteban