domingo

Se acerca Nochevieja. ¡Que estrés!

Recibo por e-mail. Creo que ya la había visto algún año antes, pero es muy real. Autor desconocido.

¡Dentro de nada... Nochevieja, ¿eh? ¡Qué estrés!
Yo en Nochevieja me siento... me siento... no sé, me siento como un toro, ¿no? Cuando llega la fiesta miro alrededor y me da la sensación de que todo el mundo se lo está pasando bien. Todos, menos yo.
El estrés comienza con la cena. Aquello parece una prueba del Gran Prix: Tienes que llevar calzoncillos rojos, tener algo de oro para meterlo en la copa, poner velas de no sé que color, preparar las doce uvas... Y contarlas varias veces, porque, como son todas iguales, te equivocas:
- Una, dos, tres, cuatro... una, dos, tres, cuatro, cinco, seis... Esta pocha ya la he contado... Una, dos... siete, ocho... ¡Joder, las doce menos veinte! ¡Chavalín, trae el Rotring, que las voy a numerar, como en el Bingo!
Y tu madre:
- ¿Queréis venir, que se enfrían las gambas?
Que esa es otra: te tienes que comer todo lo que está en la mesa... ¡Y antes de las doce!; que, con las prisas, más que pelar gambas, parece que estás desactivando una bomba.
- ¡Coño, las doce menos diez! ¡Mamá, no me da tiempo: hazme un sándwich con el cochinillo, que ya está terminando Cruz y Raya!
Y no eres el único que está agobiado, ¿eh? No hay más que ver la tele. Allí están Ana Obregón y Ramón García, explicando a toda España como funciona un reloj. Acojonados por si se equivocan:
- Cuando la aguja pequeña esté en las doce y la grande también.. serán las doce.
¡Coño, como todas las noches!
- Y entonces bajará la bola y... luego vienen los cuartos, ¡no vayan a empezar a comerse las uvas, ¿eh?
Vamos a ver: ¿por qué nos explican mil veces que no nos comamos las uvas en los cuartos y nadie nos explica por qué coño tiene que bajar una bola? ¿Qué clase de reloj es ése?
Cuando por fin llegan las doce, en toda España se oye lo mismo: Cla, cla, cla, cla... <> > es la bola>>: cla, cla, cla... Din-don...
- ¡Ah no, que son los cuartos!
Din-don...
- ¡Escupid que son los cuartos!
Din-don...
- Pfbbbbbbbb... ¿qué son qué?
Din-don...
- Los cuartos...
Ton...
- ¡Ahora, ahora!
Ton...
- ¡Una!
- ¡Que no, que vamos por la segunda!
Ton...
- Pues me meto dos...
Ton...
- Seis...
- ¿Cómo que seis?
Ton...
- A mí ya no me caben más, ¿eh?
Ton.. -¡Eh!, ¡deja mis uvas, cabrón!
Ton...
- ¡Es que se me ha caído una al suelo!
Ton...
- Bgrfds...
Ton...
- Bggggdffffff...
Ton...
- A mí ya no me quedan...
Ton...
- Bgggggdffffff....
- ¡Pues a mí me sobran cuatro!
Ton...
- Bfgggggggg, grounfffffff...
Y cuando acaban, toda la familia con la boca llena de babas, a darse besos:
- Feliz año, eeeeeeeeeh, felicidades, grfdddfd...
Y suena el teléfono: ¡riiiiiiiiiing!
- ¡Pero coño! ¿Ya están llamando? ¿No se pueden esperar?
- Pues a mí todavía me sobran dos...
- ¡Champán, que alguien abra el Champán!
Pero, bueno, ¿a vosotros os parece lógico empezar el año así? ¡Qué estrés, de verdad!
Pero como es Nochevieja... tienes la obligación de divertirte. Así que después te vas de fiestorro a un sitio en el que, si caben mil personas, el dueño ha decidido meter a cinco mil doscientas. ¡Muy bien! ¡Cuatro mil doscientas más de las que caben! ¡Quédate en la calle si te apetece, con la pelona que está cayendo!
Así que entras. Lo bueno que tiene ir a un sitio así es que te puede pasar cualquier cosa. A mí el año pasado me ocurrió de todo. Yo estaba tan tranquilo, tomándome mi cubatita de garrafón, cuando de repente un tío me cogió por detrás y me dijo:
- ¡¡¡¡COOOOOOOOONGAAAAA!!!!!
Y, claro, que vas a hacer, pues te pones a bailar... ¡Eso te lo hace un tío en el autobús y le partes la cara! ¡Pero como es Nochevieja... ! ¡Pues hala! Y de repente te das la vuelta y llevas cien personas enganchadas a tu culo. ¡A ver como escapas de ésta! Porque una conga es como una secta: entrar es muy fácil pero salir es muy jodido. Porque en el garito hay como doce congas girando a toda pastilla...
Bueno, pues iba yo conduciendo mi conga... por mi derecha, cuando, de pronto, me veo venir en dirección contraria una conga suicida acojonante, conducida por un gordo con casco de vikingo. Yo le iba a hacer ráfagas, pero como las congas no llevan ni luces ni nada... pues, para evitar la colisión, di un giro brusco a la derecha... ¡Y me tragué entera una columna de espejitos! ¡Siniestro total!
Doce heridos leves y una columna de espejitos destrozada. Y yo, con una ceja abierta tirado en el suelo pensaba: ¡Me han atropellao! ¡Yo tenía la preferencia!
Y en ésas, me desmayé.
Al despertar estaba en la sala de urgencias, rodeado por todos los de mi conga. Algunos todavía no se habían desenganchado: habían venido corriendo detrás de la ambulancia.
Bueno, las urgencias en Nochevieja, hay que vivirlas. Si en la sala caben cincuenta personas, el dueño ha metido a ciento cincuenta... Como el de la discoteca. Y como allí también es Nochevieja, el camillero lleva un gorrito de moro, la enfermera un collar de hawaiana y el que te cose la ceja unos dientes de Drácula, ¡que te da una confianza... ! El tío te dice:
- ¿Qué ha sido? ¿Con una moto?
- No, con una conga.
- ¡Ay!, si es que van como locos con las congas...
Cuando salí de allí me quería ir a mi casa, pero como era Nochevieja, acabé a las ocho de la mañana con la ceja grapada en un bareto...
- Oiga, póngame un chocolate con churros.
- Pues sólo nos queda Nesquick y algunos dónutses... Es que los últimos churros se los han tomado los de una conga, ¡traían un cachondeo...! Había un gordo que llevaba un casco de vikingo... ¡No le digo más! Y es lo que yo le digo a los clientes: si no disfrutas en Nochevieja, ¿Cuándo vas a disfrutar?
¡FELIZ AÑO 2009 !

18 comentarios:

SnakePlissken dijo...

Yo no me estreso tanto como eso... voy de invitado, tanto en nochevieja como en año nuevo... y si no me queda mas hambre no como mas... no llevo oro, ni nada rojo... y si alguien me quiere felicitar el año nuevo es libre de llamarme... ;)

MoHiKaNa dijo...

Dios, ya me he estresado solo leyendolo, jajajajajajajaja.

Feliz año¡¡¡¡

Biquiños¡¡¡¡¡

MATANUSKA dijo...

jajajaa es cierto yo soy alergica a las uvas asi que me como 12 olivas y siempre me atraganto pero es un estress eso de las uvas jajajaajaja

feliz año 2009

besosss

Esteban dijo...

buenoooooooooooo!
me has alegrado el día!
como me he reido, por Dios!
Joder con el Vikingo de las narices ......
Te voy a decir una cosa, casi el 90% de lo que has escrito me ha recordado a mis nocheviejas ¡casi paalabra por palabra!
¿estás seguro que no las celebramos juntos tu yo? ¿No serás mi primo el de Madrid por casualidad?
JE JE JE
Un abrazo,
Esteban

P.D. - TE DESEO LO MEJOR PARA EL AÑO 2009

silicongirl dijo...

jajaja, me he reido un montón con esta entrada. Me he sentido completamente identificada con todo lo que has contado jajaja.
Con mi familia jamás he podido acabarme las uvas porque entre que uno está babeando, la otra riéndose y mi padre super concentrado, es todo un descojone.
La verdad que llevas razón, empezamos el año con un estrés que pa qué.

Besitos

Esther dijo...

Desde luego el de la conga le dió la noche ,la hizo chocar y la deja sin el chocolate con churros..jaja

besos y feliz año

Seven dijo...

No sé si vivo en otro planeta, la vida es más simple en este lado del mundo o habremos perdido o no tenemos ya esas tradiciones de uvas, y estresarse con la nochevieja, aqui lo que cuenta es un rato de juegos pirotécnicos, y un abrazo a todo mundo, poco o nada, pensarse en llenarse de la comida o hacer algo más que star por estar, que eso ya es bastante en un mundo cada vez más acelerado.
Me gusta siempre lo que posteas, felices fiestas de año nuevo y estupendo año venidero!

OKLIM dijo...

¿Donde se meten los linces en las congas? y es que en noches como esta se pierde un poquito el norte; eso si siempre con buenas intenciones por que casco llebava el joio, de vikingo, pero lo llevaba
Feliz año nuevo.

Montse dijo...

Jajajajajajajajajajajajaja
Jajajajajajajajajajajajaja
Jajajajajajajajajajajajaja

Aisssssssss que jartá de reír y lo que me queda. Me acuerdo de la conga y no puedo ni leer. Y la conga detrás de la ambulancia, jajajajajajajajaja

Cielote, qué te puedo decir que no sepas tú ya!!! Que el cielo te mande todo lo que mereces y más aún.

Besitos encanto

conxa dijo...

muy bueno aspective!! y tienes razón es una buena fotografia de la realidad!!!

ay porfa que no pille una conga!!

Feliz noche, y cuidadin con la resaca!!

Nacho G.Hontoria dijo...

La verdad es que este año han sido unas campanadas bastante tranquilitas. !Había tres segundos entre uva y uva! Además, ya es complicado perderse con los muñecotes "comeuvas" que salen haciendo su trabajo una por una.
Bueno blog, que seguiré más asiduamente. Lo agrego a mi blogroll.
Un saludo
Nacho
http://nachogomezhontoria.blogspot.com

Juan Luis Sánchez dijo...

Me uno al comentario más generalizado: "Jajajajajajajaja".

Es lo único que se puede decir.

Lo de la conga y el tipo del casco de vikingo, genial.

Tu blog se está convirtiendo en un retrato costumbrista del siglo XXI muy valioso.

Por cierto, feliz año.

María Marín dijo...

Cierto, cierto, cierto.

La conga... si es que es reflejo de la pura y genuina realidad...

Felíz año nuevo cielo!

Besos!

MATANUSKA dijo...

holaaa la verdad es que casi me ahogo.

ya volvi de vacaciones

feliz año y muchos besoss

Daniela dijo...

jajajaj era cierto cuando decias que te puede pasar CUALQUIER cosa xD
Un beso, y feliz comienzo de año! Fuera estress!

Montse dijo...

Guapísimo, espero que estés de vacaciones y por eso no asomes. Empezar el año con agobios no es lo que yo había pedido para ti, corazón.

Besitos encanto

despe dijo...

jajajajajaja como he gozado tu relato, te hechaba mucho en menos bro , feliz 2009 para ti tambien, y a ver si probamos la conga el fin de ano entrante pero con semaforos jajajajaja un beso y buenas tardes despe.

Anónimo dijo...

Jajajajajaja.... pa partirse tu entrada.

La verdad es que este año he pasado de salir por ahí de fiesta. La idea me resultaba de lo más agobiante... ¿será la edad?, no lo sé, el caso es que las he disfrutado igual y no he acabado tan agotada como otros años. En realidad, otros años salía por complacer al que ahora ya es mi ex, así que este es el primer fin de año en muchísimo tiempo en el que he podido decidir hacer lo que me viniese en gana, así que a las amistades les dije que este añito prefería empezar en camita, calentita y teniendo felices sueños (eso claro, tras cenar con la family y tomar las uvas, las cuales por primera vez acabé a tiempo, debe ser por lo relajada que estaba).

Dormí en casa de mi madre. Nos levantamos a las nueve de la mañana para pasear a las perritas. Y después desayunamos juntas. Para mi fue una excelente forma de empezar el nuevo año.

Feliz 2009 a todos!!!!!