viernes

Por delegación

Creo que voy a tener que cerrar este blog y dejar un enlace permanente a "La novia de papá" ya que publica lo que siento, lo que yo quisiera escribir, pero mucho mejor. Y no se puede mejorar lo óptimo y menos por mi.

De nuevo da en la diana. En dos post distintos, de diferentes días, cuenta una historia y publica un poema. Yo únicamente me voy a limitar a reproducirlos, dándole a Paloma Bravo las gracias como siempre por saber expresar tan fenomenalmente lo que yo siento y no darme más que facilidades para que reproduzca sus trabajos.

El primero "Tiempos modernos" reproduce una supuesta carta de una supuesta pareja feliz, en las versiones de "él" y "ella". Os copio la versión de "ella":

"Todo empezó hace casi cinco años, en el trabajo... Complicidad casi instantánea que sólo fue creciendo, haciéndose más fuerte. Él estaba casado, con una hija, a punto de la segunda. Yo dejé a mi novio. No había pasado nada, pero era evidente que yo estaba enamorada de otro hombre y... Y llegó la Navidad: más ocasiones para comer, copas de oficina, cosas que no se dicen pero que casi puedes tocar.

Hay tantas historias de atracción entre compañeros de trabajo... Yo sabía que lo nuestro no era eso. O sí: era eso y más. Porque también estaban las citas furtivas, las llamadas secretas, los mensajes...

Sin haberlo buscado, sin que nos diéramos cuenta, estábamos metidos en algo desconocido y difícil de afrontar. Y no estábamos solos porque ella, su mujer, se enteró: unos celos patológicos le ayudaron a descubrir el engaño.

Entonces entramos en el infierno: cotilleos, rumores, miradas, malos gestos... Sentirme juzgada y observada. Pero el peor infierno era el de nuestra cobardía: un año de indecisión, de sabernos enamorados, de saber que éramos, juntos, lo que llevábamos toda la vida esperando. Pero él no era capaz de lanzarse y yo, que siempre había sido dura, aguantaba, esperanzada y blandita, aguantaba un tiempo que no parecía acabar nunca.

Pero acabó: esta vez pudo más el amor que los convencionalismos, las responsabilidades, las presiones...

Hace ya más de un año, con una adaptación difícil, nos hemos adaptado a nuestra vida real, a nuestro amor, y hemos adaptado a dos niñas pequeñas...


Soy una "novia de papá". Estoy enamorada. Soy feliz."

Esta carta puede reflejar muchas historias actuales y pasadas de mucha gente. La mía, la de mi futura ex-mujer, muchas, pues al fin, como la propia carta dice, es una historia tan normal...

El siguiente post "Ya no" es una poesía de una despedida. Yo la reproduzco para otro tipo de despedida.

"Ya no será
ya no
no viviremos juntos
no criaré a tu hijo
no coseré tu ropa
no te tendré de noche
no te besaré al irme
nunca sabrás quién fui
por qué me amaron otros.
No llegaré a saber

por qué ni cómo nunca
ni si era de verdad
lo que dijiste que era
ni quién fuiste
ni qué fui para ti
ni cómo hubiera sido
vivir juntos
querernos
esperarnos
estar.

Ya no soy más que yo
para siempre y tú
ya
no serás para mí
más que tú. Ya no estás
en un día futuro
no sabré dónde vives
con quién
ni si te acuerdas.
No me abrazarás nunca
como esa noche
nunca.

No volverá a tocarte.

No te veré morir."

Sólo sé que cada vez que la leo, y releo, acabo llorando.

(Para una información más completa sobre autores o ver los post completos, dirigiros a su blog. Merece la pena.)

3 comentarios:

conxa dijo...

pues no se que decirte.....a mi me gustaba tu estilo...

Dina dijo...

Cari, si quisiera leer es blog yo misma entraría a leerlo... si venimos de visita por aqui es porque te queremos leer a tí, que nos prepares ese cafecito o nos saques ese vermute... ¿t'aquedau claro?
Luego, yasieso, leo... lo que quiere decir, si luego entro leo y si lo que me encuentro es un post de tu puño y letra ya me corro del gusto

SONVAK dijo...

Pues voy a ser sincera: el blog que mencionas no está mal, pero te prefiero mil veces a ti, a tu estilo escribiendo, sea para hacerme sonreír o para acompañarte en la tristeza.

En la vida hay momentos para llorar, pero uno nunca debe quedarse anclado en ellos. Tú sabes que este mal momento pasará... parece imposible, pero pasará, y estoy segura de que la vida todavía tiene mucho para regalarte...

No me gustaría volver a perder el placer de leerte.

Un fuerte abrazo!!