miércoles

Paraguas y máscaras

Por casualidad, y sin haber oído hablar antes de ello, esta tarde he dado con el nuevo programa de Guguel, el estrit viú o como decís los que sabéis inglés, el Google Street View. A pesar de que lleva circulando desde mayo pasado, ha sido hoy cuando dicen que han incorporado las imágenes de las calles de las cuatro ciudades españolas que incluye: Madrid, Barcelona, Sevilla y Camarma de Esteruelas (¿o era Valencia?).
Y como somos animales de costumbres, todos vamos, lo primero, a ver nuestra casa, oficina, etc. Los lugares conocidos. Al parecer han difuminado las caras, pero… Si del portal de la casa en la que vive mi ex, sale un señor de la estatura de mi ex suegro, con la calva igual que mi ex suegro, la barriguita similar a la de mi ex suegro… pues estoy seguro de que han cazado a mi ex suegro (y eso que con la cara difuminada gana bastante…). A saber la cantidad de coincidencias que nos vamos a encontrar. ¿Te imaginas?

- Me habías dicho que ya no le veías
- Pero si…
- No me engañes que le ha visto todo el mundo (literal) en el estrit viú.

¿Admiten reclamaciones por divorcio los de Google?

Peor travesura había hecho (y yo también me he enterado hace poco) Google Maps. Con esa resolución de imagen y captando a todo el mundo, hay sorpresas científicas, geográficas y las mejores: las de las vecinitas en pelota picada tomando el sol en la azotea. ¡Si incluso hay un ranking mundial de los mejores despelotes..!. También es mal fario, caray. Subes un día a tu terracita, y decides que hoy vas a tomar el sol sin que te deje marcas y ¡zas! va el satélite y te coge en todo tu esplendor. Y como todo el mundo va a buscar su casa… A ti, que te vea en pelotas el resto del mundo te da igual, pero que te cace el baboso del vecino del segundo, y además se lo enseñe al del cuarto, ese que se te come con la vista cuando subís en el ascensor, te repatea las tripas.

Habrá que tomar medidas. Antes, en una gran ciudad salir de incógnito (es decir con quien no debías o por donde no se debía enterar tu parienta) conllevaba un cierto riesgo controlado: siempre aparecía el amigo del marido de la mejor amiga de tu mujer a saludarte en ese restaurante desconocido al que era la primera vez que ibas, pero bueno, manteniendo un aire profesional y cara de aburrido, lograbas endiñarle que era una cena de trabajo y más o menos colaba (sobre todo para que tú tampoco preguntaras quién le acompañaba a él). Pero ahora, no. Entre el satélite y las cámaras de calle de Google vamos a tener que salir con máscaras y paraguas. Y ponerte relleno (en mi caso faja) para cambiarte el tipo.

De todas formas, entre todo lo que Google sabe que busco en Internet, la información que contienen los correos de mis doscientas direcciones de Gmail, lo que veo en YouTube, las páginas que visito (con I. Explorer… con barra de Google) más las fotos del satélite y las de calle, sabe más de mí, que mi madre y mi mujer juntas. Creo que mañana, al levantarme, pondré en el buscador “¿Tu crees que me toca hoy...?

La respuesta seguro que es la más acertada.

Ps.: Si una aplicación gratuita y mundial, como Google Maps tiene esa resolución, ¿os habéis planteado lo que no harán los satélites militares-espías? Además llevarán cámaras térmicas, infrarrojas y yo qué se cuantas cosas que ni se me ocurren. Vamos, que te da igual meterte debajo de las sábanas…
También allí te ve el Gran Hermano.

8 comentarios:

despe dijo...

guau muchos aprovecharemos este hallowen para escaparnos y para pasar desapercibidos voy a buscar este google street view suena interesante y a lo mejor miro mi tierra que sabemos? beso buen post despeinada

Anti Philosopher dijo...

Como dice un amigo mio, el ir de "incoñito" se va a acabar.

Montse dijo...

Jajajajaja, me ha gustado lo de Camarma de Esteruelas. Tiene lo suyo el temita.

Resulta que cuando estoy en mi casa, "entro por Madrid" aunque esté en Sanse, pero cuando estoy en el despacho, al lado del Bernabeu, "entro por Camarma de Esteruelas". Y todo esto porque se quemó Telnet, un alojador, o como se llame, y nos tienen a todos trastocados hasta que lo "reconstruyan".

A mi lo del Google Maps ya me cayó gordo. Mi casa tiene dos plantas y en la superior hay una terraza inmensa que descubrí, gracias a Google "tocanarices" que había dejado de ser un reducto donde estar como me diera la gana, quiera que pasara el satélite "actualiza-fotos" y me pillara con "el pañal arremangao".

Y ahora encima me van a pillar cuando entre y cuando salga??? Amos, amos, amos. Eso va a traer más de un disgusto porque no se te verá la cara pero las "trazas" no te las quita nadie.

(Tengo que enterarme si Salva conoce el Google "te veo por la calle" y yo me cago "entóloquesemenea")

Por cierto corazón, una "moleskine" es una agenda o bloc de notas antiquíiiiiiiisimo.

Besitos encanto

Daniela dijo...

estaria encantada :) seria buena publicidad para mi blog ^^
besoo (;

Daniela dijo...

Por cierto, esta muy interesante tu blog, lo voy a agregar a mis favoritos :D

Esteban dijo...

Hola:

Te he contestado a tu "claim" en mi propio blog. Mejor si entras y lo lees (te doy una explicación) pero básicamente te pido disculpas.

Lo de GOOGLE me tiene alucinado. La pregunta es ¿es legal? ¿Donde queda el derecho a la intimidad y a la propia imagen que garantizan nuestra leyes?

otra pregunta que me reconcome por dentro es: ¿Sabéis si este sistema me permitiría saber donde está mi mujer en cada momento? que conste que no es machismo ¿eh?.... no es por vigilarla ¡es para no coincidir! HE HE HE

Un abrazo,

Esteban

Kupfernikel dijo...

Hay algo para tí en mi blog.

Montse dijo...

Pos yo también tengo una cosita en mi blog para tí, pero ni soy la Gemio ni nada parecido. Que tú te montas una historia con un real de pipas, jajaja.

Besitos encanto